FANDOM


Mark Millar
Mark Millar.png
Información
Nombre Completo
Mark Millar
Empleadores
DC Comics
Marvel Comics
Image Comics
Datos Personales
Ocupación
Guionista
Nacimiento
24 de diciembre de 1969
Lugar
Coatbridge, Escocia, Reino Unido

Mark Millar es un guionista de comics nacido en Coatbridge, Escocia, Reino Unido, el 24 de diciembre de 1969. Mark Millar es uno de los más aclamados y exitosos autores del cómic estadounidense actual, guionista de algunas de las series de mayores éxitos de crítica y público de los últimos años, como The Authority, Ultimate X-Men o The Ultimates. Su popularidad no es menor que la controversia que suscitan sus historias, repletas de sexo y violencia, con un humor negro, en las que trata provocativamente temas de política y de sociedad así como otros más personales, mezclando continuamente el drama y la acción dramática más desenfrenada.

BiografíaEditar

Inició su carrera como guionista en Trident Comics colaborado con los dibujantes Daniel Vallely y Nigel Kitching para crear Saviour, un cómic en el que Millar, que es practicante católico, convertía a Jesucristo en un superhéroe en combate con el anticristo.

Después de Saviour2, Mark colaboró en diferentes proyectos editoriales de Egmont o Rebellion Developments, consiguiendo notoriedad gracias al personaje Big Dave, quien tanto peleaba contra Saddan Hussein como se encamaba con la monarquía británica.

A mediados de la década de los 90 Millar fue contratado por DC Comics, alcanzando uno de sus mayores logros con The Authority, equipo de superhéroes creado por Warren Ellis y Bryan Hitch que consiguió su máxima expansión popular cuando el guionista escocés tomó las riendas de los personajes junto a Frank Quitely, seudónimo del dibujante Vincent Deighan.

Durante los años siguientes, Millar compaginó su trabajo en 2000 AD con sus guiones para DC, escribiendo incluso títulos de Superman, aunque a los largo de la década los 90 fue desplazando paulatinamente su esfuerzo hacia EE. UU. En DC realizó un trabajo notable en títulos como The Flash, también co-escrito con Grant Morrison, o diversos spin-off de la Justice League, a la par que escribía en otras series como Vampirella, de Harris Comics, o Skrull Kill Krew, de Marvel Comics.

El éxito le llega a Millar en el 2000, al suceder a Warren Ellis como guionista de la serie The Authority de Wildstorm (subdivisión de DC), donde jugó sus mejores bazas y ganó una notable reputación. La exitosa serie creada por Ellis se basaba en la premisa de situar a los superhéroes dentro del mundo contemporáneo real, rodeados de conflictos internacionales y política. Manteniendo los aspectos más notorios de la colección, Millar y el dibujante Frank Quitely añadieron un estilo más polémico a las historias al tiempo que aumentaron el nivel de violencia gráfica. The Authority sufrió censura por parte de DC que causó cierta fricción entre Millar y la editorial, especialmente con el editor Paul Levitz, agravándose aún más a partir de los sucesos del 11 de septiembre, cuando DC se hizo aún más sensible a la violencia y las escenas de destrucción en sus colecciones. Los 12 números que guionizó Millar tuvieron una edición accidentada, sufriendo retrasos en la distribución y alteraciones en el dibujo que se dejaron notar en las ventas, lo que aumentó la frustración de Millar por las continuas objeciones de DC a su estilo y el contenido de sus historias.

Etapa con SupermanEditar

Mark y el comic Red Son.png

Mark Millar firmando un ejemplar de la edición recopilada durante una aparición en Midtown Comics en Manhattan.

En el 2003, Con Superman Red Son, Mark Millar se convierte en un autor de ciencia ficción y nos plantea una simple pregunta: ¿Y si Superman en lugar de encarar los problemas del mundo con un pensamiento puramente liberal clásico, el de no intervenir en las decisiones de la raza humana, hubiera abrazado el intervencionismo político, convirtiéndose en su tutor o guardián? Para responder a la cuestión Millar dispone un escenario que pone a Superman en manos de un régimen del Viejo Mundo, abrazando las tesis de los gobiernos totalitarios y la máxima intervención del estado en los asuntos del ciudadano. Esto, claro nos transporta a un escenario orwelliano donde el Gran Hermano viene de otro mundo.

Con esto se da la vuelta a la tortilla y cambian radicalmente las relaciones entre los personajes. Para empezar, se convierte a Lex Luthor en un adalid de la causa norteamericana (aunque manteniendo sus más que cuestionables métodos) y a Lois Lane en su esposa y aliada; mientras, villanos como Brainiac se vuelven aliados del Hombre de Acero. Ahora bien, esto no es una historia maniquea de una URSS benévola y unos USA desalmados y viceversa, lo cual supone un fuertísimo valor en cuanto a construcción de argumento se refiere.

Millar invierte el escenario y se limita a ofrecernos puntos de vista distintos, jugando con la mitología de Superman y de DC Comics cambiando situaciones y exponiendo que la calidad de ser un villano o un héroe es algo relativo al punto de vista con el que queramos leer su historia. ¿Es Superman realmente un héroe o un dictador mundial con los poderes de un dios? ¿Es Lex Luthor un egomaniaco o un filántropo obsesionado con que la raza humana trascienda libre del yugo del Hombre de Acero? Cada lector podrá sacar sus propias conclusiones. Y es quizá esa la mayor virtud de su lectura, puesto que Superman es básicamente el mismo que en las historias originales, salvo por pequeños matices, fruto de la educación que ha recibido.

Ahora bien, Millar tampoco pretende hacer una obra política, con gran trasfondo histórico y cultural, y por eso se toma ciertas licencias. Una de ellas es la de mantener los nombres anglosajones de los héroes, Superman, Batman y Wonder Woman, en lugar de eslavizarlos.

En definitiva, la idea de Millar no es la de juzgar quién fue bueno o malo en la Guerra Fría, sino coquetear con la ficción histórica y unos personajes de cómic, conocidos por el gran público. Esto, por otro lado resulta muy reconfortante, puesto que para entender su lectura no hacen falta enormes conocimientos del mundo del cómic y de la historia de Superman. Aunque saber de antemano quién es quién ayudará bastante a sacarle más partido a su lectura.

Creaciones PosterioresEditar

Después de su etapa en DC, Mark comenzó a trabajar en Marvel Comics, participando en desarrollos actualizados de clásicos del grupo, como X-Men o Los Cuatro Fantásticos. Con Bryan Hitch creó The Ultimates, un reciclaje de los clásicos Vengadores.

Otros títulos significativos de Miller en la Marvel son Civil War, cómic que enfrenta a unos superhéroes con otros tras la instauración por parte del gobierno de un registro de identidades, o Kick-Ass, cómic aparecido en Icon (propiedad de Marvel) y dibujado por John Romita Jr. que está protagonizado por un adolescente aficionado a los tebeos de superhéroes que decide convertirse en uno a pesar de carecer de superpoderes.

Una de sus creaciones más populares es Wanted, cómic dibujado por J. G. Jones y editado en Top Cow Productions que cuenta la historia de un joven involucrado en una sociedad secreta de asesinos. Este título fue llevado al cine con el protagonismo de James McAvoy y Angelina Jolie.

Otro cómic de Millar adaptado a la gran pantalla es The Secret Service, thriller de espionaje que en el cine contó con el protagonismo de Colin Firth en Kingsman: Servicio Secreto (2015).

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar